A veces lo veo y me detengo a pensar, caray. Qué importante fue Felipe para nues…


A veces lo veo y me detengo a pensar, caray. Qué importante fue Felipe para nuestro tiempo, para su época. Él elevó nuestro orgullo de ser indios, de ser aymaras. No andaba buscando lástima para obtener la condescendencia del otro, del blanco con un sentido de culpa que solo aprueba al indio basado en su “humildad” o en el papel que el le asigna.

Tal vez hoy vivamos en una época distinta, donde muchas cosas han cambiado y los escenarios de lucha no solo son diferentes, sino que se han ampliado. La representatividad de lo aymara ya no se limita únicamente a las organizaciones sociales o sindicales; ahora hay otros ámbitos de lucha que se están abriendo, como la literatura, la robótica o el arte. Estos son tiempos en los que podemos apreciar la genialidad de Quya Reyna, Cristian Layme o Roly Mamani.

Son nuestro orgullo y la referencia para las nuevas generaciones. Me siento privilegiado de haber sido testigo de la emergencia de esta nueva generación, pero sobre todo de haber vivido en vida lo que represento Felipe

Este es un regalo que atesoro con cariño, que me acompaña y lo seguirá haciendo hasta la eternidad.




Facebook